Índice del artículo

La Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) como sistema complejo

La ZMVM está conformada por las 16 delegaciones políticas del Distrito Federal (D. F.), 37 municipios conurbados del Estado de México y uno del Estado de Hidalgo. Esta zona forma un sistema urbano complejo en donde su crecimiento ha rebasado los límites políticos administrativos, dando como resultado una integración de delegaciones y municipios en una continuidad física y con una funcionalidad espacial y socioeconómica. Esta complejidad también se ve reflejada en las estructuras de gobierno, y en la serie de autoridades y órdenes de gobierno que tienen que ver con la operación de planes y programas para la regulación de sus procesos sociales, económicos, ambientales y territoriales.

La ZMVM es el producto de un proceso de urbanización del D. F. sobre su periferia, la cual ha absorbido pueblos, ciudades pequeñas y ámbitos rurales de otros estados, ya sea como zonas con predominio habitacional o como centros de actividad económica, conformando un conjunto de unidades político administrativas contiguas, integradas social y culturalmente y determinando una nueva configuración espacial.

La ZMCM no sólo es la urbe más poblada del país, alberga la quinta parte de la población del país, es decir más de 18 millones de habitantes, sino la de mayor concentración de recursos y de instituciones nacionales. Se le considera como el polo mayor, estructurante y dominante del sistema urbano del país, de la economía interna y de las relaciones mundiales. La región genera el 32.5% del PIB, centraliza más del 60% de la actividad bancaria y más de las tres cuartas partes del ahorro financiero.

La cuenca hidráulica del Valle de México forma parte, junto con la del Río Tula, de la región hidrológica del Río Pánuco. Tiene una extensión de 9 560 Km2 y una quinta parte de la misma está urbanizada. El Distrito Federal ocupa el 13.8% de su superficie. En tanto que la mayor parte (50%) pertenece al estado de México, y otras porciones son parte de los estados de Hidalgo, Tlaxcala y Puebla.

Asimismo, el emplazamiento de la urbe en el centro de una cuenca lacustre con una temporada de lluvias intensa, da lugar al riesgo de inundaciones a los asentamientos en la depresión central o los lechos de antiguos ríos. Este riesgo se agrava, además, por las características de las redes de drenaje que no tienen capacidad para contender con los volúmenes de agua durante la época de lluvias.

Los agrietamientos a lo largo de la cuenca, localizadas en los límites de los suelos comprensibles de la zona del ex-lago y de los suelos compactos y poco deformables de la zona de lomeríos, son otra fuente de riesgos.

A su vez, la cuenca del Valle de México se encuentra en una de las zonas tectónicas del país con alta sismicidad, sujeta a movimientos telúricos tanto con epicentro fuera del valle como dentro del mismo. En ambos casos los daños por sismos pueden ser graves. Su cercanía al Volcán Popocatépetl la hace susceptible a riesgo vulcanológico por la lluvia de cenizas.



El acelerado crecimiento poblacional durante los últimos cuarenta años y una industrialización constante que se ubicó en la zona norte de la ciudad de México, han impactado notablemente la calidad de vida de la ZMVM. El desarrollo económico protegido de la planta industrial desde de los años cuarenta no logró un aumento en la competitividad del sector. Esto no permitió la modernización de los procesos industriales, que como se sabe, agotan los recursos a una tasa mayor y los emiten en forma de contaminantes hacia el agua, el suelo o el aire.

En relación a la cuenca atmosférica de la ZMVM, ésta se localiza en promedio a 2,240 metros sobre el nivel del mar haciendo menos eficientes los procesos de combustión de 43 millones de hidrocarburos (Leal, 2000; Molina, 2001) usados en la industria y en los motores de combustión interna; la circulación regional de los vientos generalmente no penetra a la cuenca, con excepción de los meses de marzo-abril y octubre, haciendo menos eficiente la difusión de los contaminantes al presentar inversiones térmicas frecuentes; predominan las calmas en la mayor parte del día, aunque éstas siguen un patrón montaña-valle debido a la configuración geográfica del valle, lo que provoca que las partículas más finas permanezcan suspendidas por mayor tiempo y se mantenga fuera del valor normado; la radiación solar es intensa durante la mayor parte del año, debido a la localización en la zona subtropical del hemisferio norte de la ZMVM, presentando una concentración base mayor de ozono troposférico que aunado al deficiente proceso de combustión mantiene este contaminante fuera de norma en 85% de los días al año; en promedio se efectúan 29.5 millones de viajes al día por los más de cuatro millones de vehículos (consideradas todas las modalidades) que circulan por la ZMVM. Es decir, los vehículos particulares colaboran con el 39% de los viajes realizados diariamente, los taxis el 5.6%, combis y minibuses con el 20%, el sistema de transporte colectivo “Metro” con el 16.3%, autobuses urbanos y suburbanos con el 17.8% y trolebuses y tren ligero con el 1.3% en (SMA del D. F., 2006).

Se puede decir que el problema de la contaminación del aire se ha intensificado, aunque el gobierno haya tomado medidas de control en los últimos diez años. Estas acciones van desde mejorar la calidad de los combustibles consumidos en la ZMCM hasta la concientización ciudadana. Se han realizados esfuerzos en mejorar el transporte público, en modernizar los métodos de producción industrial, en usar equipos de control de emisiones en automotores nuevos. Se aprobó una legislación que prohibe el establecimiento de nuevas actividades contaminantes y se reubicaron algunos procesos considerados como inapropiados para asentarse en zonas densamente pobladas. Asimismo, se establecieron programas para la recuperación y protección de los ecosistemas amenazados y se implantaron controles en el manejo y disposición de los desechos peligrosos.

Sin embargo, el deterioro de la ZMVM es visible, ya que más de la mitad de la industria mexicana (35,000 establecimientos) se encuentra localizada dentro de los 1,050 kilómetros cuadrados que forman la mancha urbana de la ZMCM. Ésta a su vez representa menos de una milésima parte del territorio nacional. Una quinta parte de los habitantes de México radican en la ZMCM, tres quintas partes de los automóviles del país circulan en ella, el promedio del consumo de energía por unidad de área es 150 veces mayor que en el resto del país y se liberan 11.7 mil toneladas de contaminantes cada día, es decir, 4.35 millones de toneladas al año.